Inicio > ANALISIS Y OPINIÓN > LA GUERRA DEL PARAGUAY – TRIPLE ALIANZA – (1865-1870)

LA GUERRA DEL PARAGUAY – TRIPLE ALIANZA – (1865-1870)

La Guerra de la Triple Alianza (1865–1870), llamada por los paraguayos Guerra Grande o Guerra contra la Triple Alianza, por los brasileños Guerra do Paraguai y por los uruguayos y argentinos Guerra del Paraguay, fue la guerra en la cual la “Triple Alianza” —una coalición conformada por Brasil, Uruguay y Argentina— luchó militarmente contra el Paraguay.

Para empezar mostremos el mapa del paraguay antes de la guerra :


 

Aquí algunos videos que explican lo que paso en el transcurso de la guerra, aproximadamente 5 años:

Parte1:

Parte2:

Parte3:

 El desarrollo de la historia.

El Dr. José Gaspar Rodriguez de Francia había mantenido, durante su largo gobierno, el equilibrio y la vigencia de la de la revolución nacional iniciada el 14 de mayo de 1811, apoyado en la voluntad soberana del pueblo paraguayo , el verdadero protagonista de nuestra historia.
Francia representó el interés de la nación en momentos de peligro para la República, y su participación en la dirección politica del Estado, obedeció al reclamo de la necesidad imperiosa de preservar la independencia del Paraguay. “… ¿he de persuadirme que mi amigo, el Dr. Francia, en que concurren talentos, probidad, virtudez y que es el único capaz de dirigir el timón de su patria lo abandone?”, expresó Manuel Belgramo al Dr. Francia en carta del 19 de enero de 1812, desde Buenos Aires.
Al fallecer el Supremo Dictador el 20 de setiembre de 1840, se hallaba definitivamente consolidada la república del Paraguay, libre de, toda denominación extraña.
Las casta y las altas clases dominantes, los privilegios y discriminaciones sociales del colonialismo habían desaparecido, aniquilados por la política revolucionaria y nacionalista del Dr. Francia. Este construyó un estado autónomo y soberano, con una sólida economía independiente, sostenido por un pueblo igualitario, unido y laborioso, dueño de su destino y de su patria.
Tal fué la herencia histórica del régimen francista. Después del fallecimiento de sus enemigos, que fueron los realistas, porteñistas y especuladores contra la economía pública que no tenían cabida en el gobierno de la Dictadura.
Los personeros del antifrancismo arremetieron contra la figura del Supremo, para desconceptuarlo ante los ojos del pueblo que respetaba su memoria, iniciando una campaña difamatoria dentro y fuera del país, por todos los medios de su alcance.
Se valieron de panfletos, epígramas maliciosos, papeles escritos en prosa y en verso que circularon por la ciudad.
Uno de ellos, un libero en verso fué publicado en “El Nacional” de Montevideo, el 26 de enero de 1842, atribuido a Villarino, cuyas décimos comenzaban diciendo: “Grandísimo mulatón…”.
Ahora conocemos la historia del famosos líbero. Los cónsules Carlos Antonio López y Mariano Roque Alonso, haciendose eco del sentimiento ciudadano, abrieron proceso para descubrir y castigar a los autores del mismo, que consideraron infamatorio a la memoria del finado Dictador. El autor material del líbero resultó ser el porteño José María Villarino, que huyó a su patria, y sus cómplices principales fueron Juan francisco Decoud, Ciriaco Peláez y los hermanos Machaín. Los dos primeros fueron enviados a la cárcel pública con grillos remachados. Cuando fueron libertados, se les apercibió para que no volvieran a cometer semejante insolencia. La enérgica reacción de los Cónsules López y Alonzo, en ocasión, es un hecho bien ilustrativo de la actitud que tenían, ellos mismos, de respetuosa consideración para la figura del Dr. Francia el documento inédito que contiene el “proceso a los autores del líbero infamatorio a la memoria del Doctor Francia”.

A la muerte de Francia, le sucedió Carlos Antonio López, que impulsó notablemente el desarrollo socio-económico de Paraguay. Las relaciones internacionales se desarrollaron con rapidez, los productos distintivos del Paraguay tales como el tabaco guaraní, la yerba mate (Ilex paraguayensis), la stevia y el muy apreciado algodón paraguayo recorrían Europa y otras partes del Globo. La primera línea ferroviaria, los primeros telégrafos y la primera fundición de hierro de toda Sudamérica eran instalados en las ciudades de Asunción e Ybycu’i, mientras que el primer buque hecho en Latinoamérica y uno de los primeros del continente, el “Yporã”, con una fornida coraza de acero, era botado en los astilleros de Asunción. Semanas antes de la muerte de Carlos Antonio López, el Paraguay era un país sin desempleados. La educación era obligatoria y gratuita con casi 30.000 niños en las escuelas (resultado obtenido en menos de 15 años). Las industrias textiles, siderúrgicas y de la construcción empezaban a dar sus primeros pasos, favorecidas por las políticas proteccionistas implementadas en su favor. Todo indicaba que el Paraguay se convertiría en un punto de referencia en la economía de los países del Nuevo Mundo.

Carlos Antonio López redactó un pliegue constitucional con el cual designaba a su hijo, el brigadier Francisco Solano López, presidente provisorio, siendo obligatoria la convocatoria de una Asamblea Constituyente para la formación de un nuevo gabinete. Las últimas palabras del padre al hijo fueron: “Nunca olvide Usted que la pluma es siempre más sabia y siempre resuelve mejor los problemas que la espada. Así pues, úsela con bravura pues con ella jamás le faltará la razón…” El 5 de septiembre de 1862 fallecía uno de los máximos estadistas del Continente, hombre poco conocido por la Historia Universal. En noviembre del mismo año, la Asamblea Constituyente resuelve nombrar a Francisco Solano López como presidente del Paraguay.
este es francisco solano lopez:

El 12 de septiembre de 1866 el mariscal López se entrevistó en Yatayty Corá con Mitre en busca de un avenimiento pacífico pero la entrevista fue infructuosa debido a la absoluta oposición de Brasil a hacer una paz con el Paraguay sin una total rendición del mismo. Mitre, como el uruguayo Flores, se hallaba comprometido con Brasil por un Tratado Secreto, firmado el 1 de mayo de 1865, a no firmar por separado ningún tratado con Paraguay. No obstante, es sabido que copias de este “tratado secreto” ya circulaban por Europa por aquel entonces. La participación no declarada de Inglaterra fue fundamental para que esta conspiración “secreta” se llevara a cabo, en pos de destruir la competencia paraguaya en la industria textil y del algodón (Paraguay era el segundo productor y manufacturador de algodón en el mundo). De esta manera, Inglaterra logró deshacerse de la competencia.

Este es un video interesantisimo en la que muestra la reunion secreta previa a la guerra que mantuvo el presidente de Paraguay Solano Lopez con el presidente argentino Mitre en un ultimo intento de por parte de Lopez de EVITAR LA GUERRA

Parte1:

Parte2:

Parte3:

Como “Guerra de la Triple Alianza” el conflicto se desencadenó cuando el Mariscal Francisco Solano López, presidente paraguayo, decidió acudir en ayuda del gobierno ejercido por el Partido Blanco (o Nacional) del Uruguay, en guerra civil contra el Partido Colorado, apoyado militarmente por Brasil. Solano López solicitó al presidente argentino Bartolomé Mitre, el permiso para que sus tropas atravesaran la provincia de Corrientes rumbo al Uruguay para colaborar en la Defensa de Paysandú. Mitre negó tal permiso, puesto que permitir que tropas beligerantes atravesaran por su territorio hubiese constituido un abandono de la posición hasta entonces neutral de la Argentina, y porque simpatizaba con el Partido Colorado del Uruguay. Muchos argentinos estaban en contra de la guerra

Los ejemplos del rechazo argentino a luchar contra Paraguay abundan. Entre ellos se destacan la Sublevación de Basualdo, ocurrida en julio de 1865, en la cual ocho mil soldados argentinos — en su inmensa mayoría entrerrianos — se negaron a luchar contra Paraguay. En esa ocasión, el gobierno central se abstuvo de represalias contra los sublevados, los cuales regresaron a sus hogares. A la precedente le siguió la Sublevación de Toledo, de noviembre de 1865, que ya fue duramente reprimida con el auxilio de tropas brasileñas y floristas.

En noviembre de 1866 se produjo en la provincia de Mendoza la llamada Revolución de los Colorados y, el 10 de diciembre, el coronel Felipe Varela se unía a la misma, lanzando la siguiente Proclama:
¡Argentinos! El pabellón de mayo que radiante de gloria flameó victorioso desde los Andes hasta Ayacucho, y que en la desgraciada jornada de Pavón cayó fatalmente en las ineptas y febrinas manos del caudillo Mitre, ha sido cobardemente arrastrado por los fangales de Estero Bellaco, Tuyuty, Curuzú y Curupayty. (…) ¡Abajo los traidores de la Patria! ¡Abajo los mercaderes de las cruces de Uruguayana, a precio de oro, de lágrimas y de sangre argentina y oriental!

Nuestro programa es la práctica estricta de la constitución jurada, del orden común, la paz y la amistad con el Paraguay, y la unión con las demás repúblicas americanas.

¡Compatriotas nacionalistas! El campo de la lid nos mostrará el enemigo. Allí los invita a recoger los laureles del triunfo o la muerte, vuestro jefe y amigo.

Manifiesto de Felipe Varela

La Revolución se extendió rápidamente a las provincias argentinas de San Luis, San Juan y La Rioja.

Distraídos en la represión de estas rebeliones, Mitre y sus subalternos recién pudieron regresar a la contienda en Paraguay hacia julio de 1867. Sin embargo, en julio de 1867 la impopularidad en Argentina de la guerra contra el Paraguay provocó una nueva rebelión, esta vez en la provincia de Santa Fe.[12] En 1868 estalló en la provincia de Corrientes una revolución en apoyo de la política de Mitre, cuya impopularidad obligó a distraer fuerzas militares para asegurar el triunfo de los sediciosos.

De ese modo, de los 25.000 combatientes argentinos de 1866, solo aproximadamente el 10% continuaba en 1869 en el frente, siendo en su mayoría los ex prisioneros paraguayos. Ante la negativa mitrista, tropas paraguayas ocuparon la provincia argentina de Corrientes, lo cual forzó el ingreso de la Argentina en la guerra y su alianza con Brasil, aunque la entrada en el conflicto era impopular en Argentina (de modo que gran parte de las tropas enviadas lo fueron forzadamente y estaban compuestas en gran medida por hombres de origen africano semiesclavizados, esto explica por qué uno de los motes que recibieron estas tropas fuera el de “cambas” ). Brasil se favoreció entonces con la entrada de un nuevo aliado en la conflagración. La financiación de la guerra la obtuvieron mediante las casas de empréstitos británicos, que veían conveniente el conflicto contra Paraguay, uno de los pocos países que no había caído en su tutela económica, el proteccionismo le produjo al Paraguay un gran desarrollo económico en comparación con otros estados sudamericanos.
La guerra tuvo dos fases muy diferenciadas; la primera etapa fue la Campaña del Mato Grosso, que duró un año y estuvo caracterizada en su totalidad y exclusivamente por el enfrentamiento entre Paraguay y Brasil, fue favorable a Paraguay: las fuerzas paraguayas, siguiendo las líneas del río Paraguay y del camino de Nioaque (o Nibolaque) y el Mbotetey (o río Miranda) desalojaron a las brasileñas de las fortalezas y colonias militares de Coimbra, Alburquerque, Corumbá, Miranda, Dourados y, ya a inicios de 1865, Coxim deteniendose el avance de modo convergente hacia Cuyabá.

El fuerte de Coimbra fue atacado el 27 de diciembre de 1864 por cinco batallones de infantería y dos regimentos de caballería a pie, con un total de 3.200 hombres, armados con doce cañones rayados, una batería de treinta foguetes franceses de 24 mm, protegidos por diez embarcaciones de guerra (entre las cuales el Marquês de Olinda, adaptado) bajo el mando del coronel paraguayo Vicente Barrios (jefe de la División de Operaciones del Alto Paraguay), produciendose el abandono del fuerte dos días después por el teniente coronel Hermenegildo de Albuquerque Porto Carrero, comandante del Corpo de Artilharia de Mato Grosso, quien lo evacuó en la cañonera Anhambaí.
La Colonia Militar de Dorados fue tomada por una columna de asalto paraguaya de cerca de 300 hombres el 29 de diciembre, muriendo se comandante el teniente de caballería Antônio João. El 22 de septiembre de 1866 ocurrió la Batalla de Curupayty (o Curupaití), batalla en la cual las tropas paraguayas al mando de José Eduvigis Díaz infringieron una gran derrota a los aliados. La poderosa flota brasileña al mando del marqués de Tamandaré se había comprometido a demoler (“descangayar” ) con su artillería, desde el río Paraguay a las grandes fortificaciones paraguayas del Fuerte de Curupayty, tal acción brasileña no se realizó o se realizó ineficazmente, las tropas argentinas —creyendo ya desmantelada la artillería paraguaya— avanzaron resuelta y casi desprevenidamente a campo traviesa, siendo prácticamente barridas por esa misma artillería a la que consideraban desbaratada (en esta acción murió Domingo Fidel Sarmiento, el hijo del futuro presidente argentino Domingo Faustino Sarmiento, junto a millares de sus compatriotas). Curupayty parece haber demorado un año las acciones de los aliados. Las fuerzas paraguayas al mando del general Bernardino Caballero trataron luego de contener el avance de los aliados en Itororó y Abay, pero fueron exterminadas. El mariscal López se atrincheró en las Lomas Valentinas, pero sufrió nueva derrota. Tras esto, y al ver casi aniquilado al ejército paraguayo, las tropas argentinas prácticamente abandonaron la guerra. De este modo, sólo fuerzas brasileñas y algunos pocos contingentes uruguayos adeptos a Flores entraron en la ya indefensa Asunción, donde apenas si encontraron alguna resistencia. La ciudad fue saqueada y arrasada. Los restos del ejército paraguayo se vieron forzados a retirarse hacia el noreste, estableciéndose efímeramente la población de Luque como segunda capital paraguaya.

Estando en el Cuartel General de Pikysyry, el 8 de diciembre de 1868, López decretó el traslado de la capital paraguaya a Piribebuy. Allí marcharon el vicepresidente Sánchez y la legación del ministro plenipotenciario (embajador) de los Estados Unidos de América el general Martin McMahon. A medida que se producían los sucesos de Ita Ybaté y la reorganización del ejército paraguayo en Azcurra, la madre y hermanas de López con su esposa, Madame Elisa Lynch y los hijos del Mariscal se establecieron temporalmente en Piribebuy.

A fines de julio de 1869, el brasileño Conde D’Eu, Príncipe Gastón María de Orleáns, yerno del Emperador Pedro II emprendió la campaña de Las Cordilleras atacando Ybytymi, entrando el 4 de agosto de 1869 a Sapucay, luego a Valenzuela, llegando el 10 de agosto a Piribebuy. Se considera que el de Piribebuy fue uno de los pueblos que más padeció la guerra: degüellos masivos y violaciones. Según las fuentes paraguayas unos veinte mil aliados (casi en su totalidad brasileños) contra mil seiscientos defensores y un centenar de mujeres a las que se recuerda como “Las Heroínas de Piribebuy”.
El general brasileño Juan Manuel Mena Barreto iba a la cabeza de las fuerzas aliadas, siendo rechazado dos veces. Al llegar al arroyo Mboreví, en la tercera carga, fue herido con una bala de fusil en la ingle. Se adelantaba el general para envalentonar a sus huestes, cuando el capitán Manuel Solalinde ordenó a uno de sus mejores tiradores, el cabo Gervasio León, que lo abatiera. Y así lo hizo. Mena Barreto expiró a orillas del arroyo. El brasileño conde D’Eu, dominado por la ira, ordenó entonces que se pasara a todos a degüello, sucediéndose en Piribebuy los actos más avergonzantes de la guerra
El hospital de Piribebuy fue incendiado luego de que se cerraran todas las puertas y ventanas con 600 heridos, médicos y enfermeras dentro.
El Archivo Nacional de la República fue sacado a la calle y con los documentos históricos se hicieron fogatas. Los documentos que se salvaron fueron confiscados y llevados a Río de Janeiro. Según la expresión de los testigos paraguayos, la sangre corría por las calles como agua de lluvia, cuando se degolló a 900 prisioneros

la guerra esta llegando a su fin

Días después, siendo el penúltimo año de la guerra, entre el 15 y 16 de agosto de 1869, se produce la batalla de Acosta Ñu; el pueblo de Acosta Ñu fue sitiado por fuerzas brasileñas, en la plaza principal la iglesia fue quemada al igual que los edificios más importantes, todos los documentos originales del establecimiento fundado el 8 de marzo de 1636 fueron allí quemados por las tropas invasoras a las que sólo pudieron oponerse adolescentes y niños mal armados (casi exclusivamente con palos, hondas, lanzas y machetes), la batalla de resistencia a los brasileños en Acosta Ñu comenzó en el poblado y se extendió hasta los bosques que le rodean, tales bosques fueron incendiados por las tropas brasileñas muriendo así la mayor parte de los niños que se resistían. El pueblo paraguayo siguiendo a Francisco Solano López inició la más sacrificada campaña a través de la cordillera de Amambay. El presidente, junto a los escasos supervivientes, se establecieron en Cerro Corá. El 14 de febrero de 1870, el ejército se retiró hasta Cerro Corá.

Fin de la guerra

Una columna brasileña despachada desde Concepción, al mando del general Correia da Câmara, se enfrentó el primero de marzo con el ejército de 200 hombres del Mariscal López. Éste fue herido de un lanzazo en el bajo vientre y de un sablazo en la frente. Auxiliado, llegó a orillas de casi las nacientes del río Aquidabán, donde fue alcanzado por las tropas al mando de Correa da Cámara, quienes le intimaron a la rendición. El Mariscal López se batió sable en mano hasta el final. Su última frase sigue siendo hasta la fecha una materia de controversia. Algunos historiadores señalan que dijo: «¡Muero por la Patria!» y otros: «¡Muero con la Patria!». Negándose a entregar su espada fue herido por otro soldado que lo ultimó de un tiro al corazón. Los historiadores que sostienen que las últimas palabras del Presidente Paraguayo fueron «¡Muero con la Patria!» lo hacen en base a la convicción de que éste pensaba que tras el término de la guerra las tierras del Paraguay iban a ser anexado al Brasil . Según cuenta la leyenda, el mariscal Francisco Solano López antes de morir, intentó tragarse la bandera paraguaya, con la intención que los enemigos no se la llevaran como un trofeo
La guerra terminó —en el combate de Cerro Corá— con una derrota total de Paraguay, que conllevó incluso un desastre demográfico: la población del país, aproximadamente 1.525.000 personas antes de la guerra, fue reducida a unos 221.000 luego de ella (1871), de los que solamente unos 28.000 eran hombres. Según otras fuentes, murieron cinco sextas partes de su población. Otros historiadores, como el argentino Felipe Pigna, ajustan estas cifras a 1.300.000 habitantes antes de la guerra, quedando reducida a 300.000 después de la misma, la mayoría sólo niños y mujeres.
Asi quedo Paraguay luego de la guerra:

 

Paraguay perdió gran parte de su territorio (169.174 km²) y fue obligado a pagar una abultada indemnización de guerra: el préstamo de 200.000 £ recibido de Inglaterra debió saldarse con refinanciaciones llevando la suma a 3.220.000 £.

En una pequeña sintesis la guerra no la gano ni Brazil, ni Uruguay, ni Argentina, ni tampoco la perdio paraguay ya que todos quedaron en una enorne deauda ante el FMI. La ganaron los paises grandes y nosotros, los sudamericanos fundimos a un pais que estaba en pleno crecimiento y a punto de ser independiente y lo volvimos a llevar con nosotros a estar bajo los dominios de los paices europeos y de Estados Unidos

Cifras despues de la guerra

Poblacion de Paraguay al comenzar la guerra 800.000 (100,00 %)
Poblacion muerta durante la guerra 606.000 (75.75 %)
Poblacion del Paraguay despues de la guerra 194.000 (24.25 %)
Hombres Sobrevivientes 14.000 (1,75 %)
Mujeres sobrevivientes 180.000 (22.50 %)
Hombres sobrevivientes menores de 10 años 9.800 (1,22 %)
Hombres sobrevivientes hasta 20 años 2.100 (0,26 %)
Hombres sobrevivientes mayores de 20 años 2.100 (0,26 %)

About these ads
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: