Inicio > INTERNACIONALES > Obama y el fin de la hiperpotencia

Obama y el fin de la hiperpotencia

La derrota de Obama en las elecciones de medio mandato y las críticas que recibe su país en la Cumbre del G20 por la política monetaria son las dos caras de un mismo fenómeno: el fin de los Estados Unidos como hiperpotencia.

Este término fue acuñado por politólogos franceses para definir el escenario posterior a la disolución de la Unión Soviética. Este hecho generó una situación por la cual quedó una sola potencia en el mundo, sin que existiera otro país u otra coalición de países capaz de condicionar o contrabalancear su poder.

Es la situación que ha existido en el mundo durante la última década del siglo XX y la primera del XXI, es decir los últimos veinte años.

En términos históricos, así como la caída del muro y el fracaso del comunismo generaron la hiperpotencia, posiblemente serán la crisis financiera que se inicia en 2008, con la caída del mercado hipotecario estadounidense, y el fracaso en Irak y Afganistán los hechos que marcarán el final de este excepcional periodo.

Estados Unidos vivió la condición de hiperpotencia durante cinco periodos presidenciales: el de Bush padre, los dos de Clinton y los de Bush hijo. En estas dos décadas, tanto el poder económico como el militar de Washington parecían no tener límites.

Si bien el final de este ciclo ya podía avizorarse al final del segundo mandato de Bush hijo, ha sido a Obama a quien le ha tocado asumirlo y no es algo fácil.

El triunfo republicano y el crecimiento del Tea Party son una evidencia elocuente.

La economía norteamericana es algo más de un quinto del PBI mundial, pero sigue representando el 40% del gasto militar total. Esta situación es insostenible no sólo en el largo plazo, sino probablemente en el mediano, dada la necesidad de limitar el déficit.

Los militantes del Tea Party ante todo quieren pagar menos impuestos y esto implica que aunque no lo asuman -no piden reducción del gasto militar sino de los gastos sociales- no están dispuestos a seguir financiando los costos que implica seguir manteniendo su país como hiperpotencia.

Barack Obama

Paradójicamente, la derecha norteamericana evoluciona hacia el aislacionismo como en el periodo de entreguerrras y el progresismo en cambio intenta mantener cierto grado de compromiso con el internacionalismo.

Al mismo tiempo, Estados Unidos ya no solo ha dejado de ser el único centro de la economía mundial por el crecimiento de Asia y el rol de China, sino que al mismo tiempo el rol de dólar como moneda de reserva mundial está en discusión y el mundo ya no parece aceptar, como en el pasado, que la emisión de dolares ilimitada financie los desajustes norteamericanos. La llamada guerra de monedas es una evidencia de esta situación.

Fue el presidente del Banco Mundial, que a su vez fue un funcionario importante en la administración de Bush hijo, Bob Zoellick, quien ha propuesto que el oro vuelva a ser un valor de referencia, combinándose con una canasta de monedas. Si bien esta propuesta ha generado muchas críticas, revela hasta dónde está en discusión el rol mundial del dólar, como se hace evidente en la Cumbre del G20 que se realiza en Seúl.

Devaluar la moneda para ganar competitividad mundial es exactamente lo contrario de lo que hace una hiperpotencia. Cuando el Imperio Británico dejó de ser la primera potencia mundial, la Libra perdió su valor como moneda de reserva.

Obama busca mantener el prestigio y la influencia mundial de los EEUU. Su gira asiática es elocuente. Elude a China y visita a los dos aliados militares más importantes que tiene en Asia: Japón y Corea del Sur, donde se mantienen bases militares y flotas muy importantes norteamericanas. Agrega India, el segundo país en población del continente, avanzando en acuerdos militares. También va a Indonesia, el tercero, donde firma tratados centrados más en lo económico

Pero el final de Estados Unidos como hiperpotencia en mi opinión no implica su final como potencia, sino que volvemos a una situación estratégica con el poder más repartido, como el existente antes del fracaso de comunismo o en el período de entre guerras.

El país que preside Obama sigue teniendo una gran ventaja en materia científica y tecnológica y a lo largo de la historia ha mostrado gran capacidad de reacción frente al cambio de circunstancias.

En conclusión: a él le toca el costo de ajustar el rol de Estados Unidos de hiperpotencia a potencia y ello es el fenómeno central que se encuentra tanto detrás de su derrota en las elecciones de medio turno, como debajo de las críticas en la Cumbre del G20

 

Fuente: Rosendo Fraga 
Especial para  lanacion.com 
Categorías:INTERNACIONALES Etiquetas: ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: