Inicio > INTERNACIONALES > Sobre la filtración de documentos del Departamento de Estado y la política exterior .

Sobre la filtración de documentos del Departamento de Estado y la política exterior .

Los Medios masivos de comunicación en todo el mundo hablan de que “La mayor filtración de la historia deja al descubierto los secretos de la política exterior de
EE UU”.

Se trata de más de 250.000 mensajes del Departamento de Estado norteamericano, a los cuales accedió el sitio de Internet denominado Wikileaks, que es un portal que se dedica a publicar informes y documentos filtrados.

Dentro de esos documentos, en los cuales despotrican contra varios Presidentes de potencias europeas, también se encuentra un pedido de informe, de fecha 24 de marzo de 2008, a agencias norteamericanas que operan en el Paraguay, sobre una cantidad de temas que hacen a la realidad nacional, que los norteamericanos clasifican en grandes ejes que a su vez tienen subdivisiones específicas. Estos grandes ejes son: Terrorismo y crimen; Dinámica política y democratización; Economía, comercio e inversión; Asuntos militares y de seguridad.

Al leer con detenimiento el documento, se puede identificar la minuciosidad con que los yanquis relevan datos sobre nuestro país, incluido en ese momento electoral, los candidatos presidenciales. Los datos requeridos sobre cada uno de esos ejes demuestran mucho interés para “radiografiar” nuestro país, su territorio, sus fuerzas productivas, sus fuerzas políticas, su legislación, el funcionamiento de su justicia, sus fuerzas militares, el funcionamiento del crimen organizado y demás, inclusive pidiendo datos personales como cuentas de tarjetas de crédito, escaneo de iris, huellas dactilares y ADN de los candidatos presidenciales y los altos mandos militares. Esta información cobra peligro al recordar los varios magnicidio intentados o perpetrados por la CIA.

En el Paraguay, los yanquis controlan todos los datos del Departamento de Identificaciones; tienen el control de la inteligencia de la policía con un agente a su servicio como Carlos Altemburguer; direccionan la política de criminalización de la lucha social desde la Fiscalía – el Fiscal General alabó el espionaje norteamericano diciendo que Paraguay debía emularlo –  y el Ministerio del Interior; tienen el control de toda información relacionada con salud a través de su inserción en el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social;  manejan la política fiscal y económica a través de Dionicio Borda y tiene una influencia decisiva en personas como Federico Franco, Rafael Filizzola, Héctor Lacognata, Hugo Estigarribia, Miguel Carrizosa y otros, que deberían ser investigados por el tráfico de influencia e información en desmedro nuestra soberanía y de nuestros intereses como patria, como Nación.

Los yanquis fueron los principales promotores de la línea política, ideológica, comunicacional, jurídica y económica de la dictadura stronista. EEUU fue el país que más financió al gobierno de Stroessner y a la vez el que proporcionó mayor asesoramiento con militares de alto grado en técnicas de tortura. Y esto, lastimosamente, no es ciencia ficción, compatriotas.

Sin lugar a duda, podemos afirmar que el  Estado norteamericano es la mayor organización terrorista del planeta Tierra, pues ha perpetrado crímenes de lesa humanidad a lo largo y ancho de nuestro mundo; fue el único que utilizó la bomba atómica; financió a personajes como Saddan Hussein y Osama Bin Laden; invadió brutalmente decenas de países; generó intrigas con enormes mentiras históricamente, con son los casos del ataque a las torres gemelas y las armas de destrucción masiva en Irak: existen estudios físicos, químicos y multidisciplinarios que demuestran el carácter de Autoatentado que tuvo el ataque a las torres gemelas y que generaron la posibilidad de que, con la excusa de la “guerra contra el terrorismo”, salgan a la caza de los recursos naturales del medio oriente. Nunca le encontraron a Osama y jamás se encontraron armas de destrucción masiva en Irak.

Entendemos que el objetivo que tienen con nuestro país pasa por controlar recursos naturales estratégicos con el agua, el uranio, el titanio, a parte de seguir explorando posibilidades con el petróleo y en general con la riqueza que tenemos en materia de biodiversidad. Por otro lado, también están buscando convertir a nuestro país en un Narcoestado, pasible de militarización, que permita la desestabilización interna, el monitoreo y desestabilización de los procesos de democratización en curso dentro del Cono Sur (Argentina, Brasil, Uruguay y Bolivia, principalemente).

Es evidente que el nivel de especificidad del informe requerido a agencias norteamericanas instaladas en nuestro país, demuestra que la Embajada  de los EEUU tiene una formidable infraestructura capaz de filtrar información de carácter estratégico. Claro está que nosotros hemos denunciado esto siempre, teniendo en cuenta que es una de las cinco embajadas más grandes que tienen los norteamericanos en el mundo, y sabemos que no es pura casualidad.

La filtración de documentos del Departamento de Estado norteamericano sirve como muestra de que los servicios de inteligencia operan a favor de intereses parciales y que no es una locura o una paranoia la denuncia de los altísimos niveles de intervención e injerencia de los EEUU en nuestro proceso interno. No es que de manera absurda veamos yanquis “hasta en la sopa”, como algunas personas y/u organizaciones, ingenua o interesadamente digan en relación a nuestra lucha antiimperialista.

En estos momentos de la historia de la humanidad, de lo que se trata es de identificar a los enemigos de la vida, la paz , la libertad, la integración y la justicia. Y esos enemigos, sin dudas, defienden sus intereses desde el Departamento de Estado de los EEUU.

El gobierno paraguayo, en nombre de la soberanía y autodeterminación de nuestro pueblo y como reafirmación de la independencia por su bicentenario debería:

1.   Exigir al gobierno de EE.UU. el cambio de su política exterior basado en el espionaje y el chantaje.
2.   Exigir al gobierno de EE.UU. la identificación y posterior retiro del país de sus agentes secretos en el caso de que sean norteamericanos.
3.   Investigar a los paraguayos que proveyeron información confidencial a la embajada norteamericana.
4.   Exigir el cambio de embajadora por seguir la política de espionaje de su predecesor.
5.   Y por último, cancelar los “misiones humanitarias” de tipo militar y los acuerdos que otorgan control del aparato estatal a los yanquis como el Plan Umbral.

Partido Comunista Paraguayo.
Asunción, 29 de noviembre de 2010.

Categorías:INTERNACIONALES
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: